Riki López

 



Nacido en Mallorca, el 28 de septiembre de 1968. Estudió y terminó Ciencias Empresariales y trabajó un tiempo como camarero antes de dedicarse de lleno a la música. Riki López regentó durante siete años Sa Finestra, un mítico local de música en vivo en Palma de Mallorca, y empezó a actuar en 1995 en diferentes locales de Palma: Akelarre, Sa Posada de Bellver, Café Lisboa, El Galeón, Blues Ville o El Café de Cala Gamba.

A finales de 1998 decide instalarse en Madrid, actuando en locales comoReciclaje, El Café del Foro o El Café del Mercado. Con motivo de las fiestas del 2 de mayo de 1999 la Comunidad de Madrid organiza un ciclo de cantautores y a Riki se le brinda la oportunidad de actuar junto a dos genios del absurdo como el ex cantante de Toreros Muertos Pablo Carbonell y Pepín Tre en elTeatro del Ilustre Colegio de Médicos de Madrid.

A raíz de esa actuación, Guillermo Fesser y Juan Luis Cano (Gomaespuma) le entrevistan una mañana de mayo de 1999 en su programa de M-80 Radio. De dicha entrevista surge un contrato discográfico y Riki se convierte en habitual colaborador del programa, lo que le catapultó a la fama. A partir de ese momento su espectáculo es requerido en otras muchas ciudades, donde consigue hacerse con un público fiel, ofreciendo más de 80 representaciones anuales.

Posteriormente, una de sus canciones se convirtió en canción talismánapadrinada por la Selección Española de Baloncesto de 2006, en el que se hizo con el Título Mundial de Campeones. Durante estos años, es frecuente ver a Riki López ofrecer sus espectáculos en salas de la capital como Galileo Galilei y en teatros y casas de cultura de todo el país.

Es un artista que se mueve muy bien en el directo, siendo ésta su principal baza para conquistar a su público. Posee una gran vis cómica que explota tanto en las cancines como en las presentaciones de las mismas. Recientemente hizo temporada en el Teatro Alfil, de Madrid, con su espectáculo “Buenrollitina”.

Algunos aspectos característicos de sus monólogos son la autocrítica, el reírse de si mismo, su torería en el escenario y su complicidad con el público de la sala.