Inicio > Relatos > Tomàtiga de Mallorca

Tomàtiga de Mallorca

Una de las cosas que más le han gustado siempre a naTurquessa, es ir tomando nota de cada uno de los momentos históricos de los que ha podido ser testimonio.

Cierto día, acudió a un lugar donde se celebraba un parlamento de agricultores, lo llaman “Palau de la pagesia”.

En el orden del día, se debatía;

La denominación de origen del tomate mallorquín.

Agricultores de toda la isla presentaban una selección de sus mejores tomates.

Vinieron expertos catadores de tomates de todo el mundo que se habían dispuesto a pasar el día probando un ejemplar tras otro.

Tras casi doce horas entre pruebas y deliberaciones, hubo coincidencia en el diagnóstico final y así quedó reflejado cuando los “Tomatores” presentaron una valoración a modo de resumen de sus opiniones, con la de los payeses mallorquines.

Las más de 60 variedades que hemos probado recibirán la siguiente denominación de origen;

Tomate tradicional de Mallorca.

Tanto Tomàtiga de ramallet, como Tomàtiga de ramellet, cumplen con los requisitos para dar validez a la utilización de las mismas definiciones.

Entiéndase como un fruto jugoso que se utiliza en la gastronomía de Mallorca para elaborar numerosos platos tradicionales y para seguir experimentado en nuevos platos, aunque muy especialmente en el más popular, “pa amb oli i tomàtiga”.

En cuanto al lugar, se habían aportado diferentes propuestas, pero ese día era tan evidente la coincidencia del consejo de sabios que se apostó por dar validez a todas y cada una de las candidaturas presentadas.

Otorgamos la denominación de origen del Tomate tradicional de Mallorca a la totalidad de pueblos en dónde este fruto, sea cultivado. Se hace constar que se crea un consejo permanente de expertos que hará un seguimiento periódico de control y análisis para continuar manteniendo la calidad del producto.

Una de las particularidades de este tipo de tomate de secano, pequeña, de alto porcentaje en pulpa, de piel gruesa y resistente, con menos glúcidos y más proteína y fibra que un tomate de ensalada, es que se conserva durante mucho tiempo sin necesidad de refrigeración. Tradicionalmente y tras el proceso de recogerlas antes de madurar, se hilan en ristra, se cuelgan en lugar seco, ventilado y con poca luz, van madurando colgadas. Así pueden durar hasta nueve meses aproximadamente.