Inicio > Sin categoría > Sa tomàtiga de Mallorca i na Turquessa

Sa tomàtiga de Mallorca i na Turquessa

En las enciclopedias se indica que el nombre científico del tomate es “Lycopersicon escultelum”, es de origen andino y que lo cultivaban los aztecas en México. Ellos lo llamaban “tomatl”, cuyo significado se traduce como “fruta hinchada”. Llegaría a España sobre el siglo XVI.

Tomàtiga de ramallet o ramellet (Tomate de ramillete)

Una de las cosas que más le han gustado siempre a na Turquessa, es ir tomando nota de cada uno de los momentos históricos de los que ha podido ser testimonio.

Cierto día acudió a un lugar donde se celebraba un parlamento de agricultores, lo llaman “Palau de la pagesia”.

En el orden del día, se debatía: la denominación de origen del tomate mallorquín.

Agricultores de toda la isla presentaban una selección de sus mejores tomates. Vinieron expertos catadores de tomates de todo el mundo que se habían dispuesto a pasar el día probando un ejemplar tras otro.

Tras casi doce horas entre pruebas y deliberaciones, hubo coincidencia en el diagnóstico final y así quedó reflejado cuando los “Tomatores” presentaron una valoración a modo de resumen de sus opiniones, con la de los payeses mallorquines.

Las más de 60 variedades que hemos probado recibirán la siguiente denominación de origen: Tomate tradicional de Mallorca.

Tanto Tomàtiga de ramallet como Tomàtiga de ramellet, cumplen con los requisitos para dar validez a la utilización de las mismas definiciones.

Entiéndase como un fruto jugoso que se utiliza en la gastronomía de Mallorca para elaborar numerosos platos tradicionales y para seguir experimentado en nuevos platos, aunque muy especialmente en el más popular, “pa amb oli i tomàtiga”.

En cuanto al lugar, se habían aportado diferentes propuestas, pero ese día era tan evidente la coincidencia del consejo de sabios que se apostó por dar validez a todas y cada una de las candidaturas presentadas. Otorgamos la denominación de origen del Tomate tradicional de Mallorca a la totalidad de pueblos en donde este fruto, sea cultivado. Se hace constar que se crea un consejo permanente de expertos que hará un seguimiento periódico de control y análisis para continuar manteniendo la calidad del producto.

Una de las particularidades de este tipo de tomate de secano, pequeña, de alto porcentaje en pulpa, de piel gruesa y resistente, con menos glúcidos y más proteína y fibra que un tomate de ensalada, es que se conserva durante mucho tiempo sin necesidad de refrigeración. Tradicionalmente y tras el proceso de recogerlas antes de madurar, se hilan en ristra, se cuelgan en lugar seco, ventilado y con poca luz, van madurando colgadas. Así pueden durar hasta nueve meses aproximadamente.

Tal vez lo que ocurrió aquella noche fría de invierno, tuvo mucho que ver en este acuerdo.

Mestre Jaume, había invitado a los payeses de la zona para celebrar una jornada de tradición. Como siempre, uno quería más protagonismo que otro. Sentarse en un lugar más cercano a la mesa presidencial, más tiempo para mostrar y convencer con sus ideas. Pero Mestre Jaume, era un hombre muy inteligente y poseía un gran sentido del humor.

Tras cenar de “pa amb oli i tomatiga” acompañado de “camayot”, de quesos variados, y de aceitunas partidas (olives trencades) y alcaparras, mestre Jaume hizo una reflexión:

brindo con este vino de Mallorca por todos los que trabajáis la tierra de sol a sol, día tras día y sin descanso. Brindo por vuestro esfuerzo, por mantener vuestras esperanzas y la vuestras futuras generaciones. Sé que algunos habéis venido de otros pueblos y que cada uno tiene su propia historia y yo hoy no os he invitado para convenceros de nada contrario a vuestras opiniones. Solo quiero aprovechar esta ocasión para pediros que penséis como penséis no antepongáis el volumen de la voz, al respeto. La razón no es sólo una, pero si se habla desde el sentido común, las posturas se acercan. Todos somos Mallorca. Cada uno con su visión.

Quien trajo tomates de Banyalbufar levantó la mano y comentó: para la economía de nuestro pueblo fue muy importante el tomate, sobre el año 1930, llegándose a exportar al mercado de Barcelona.

Alguien de Ariany dijo: para nosotros la historia es más reciente pero igual de válida para los intereses de nuestro pueblo.

Y así se recorrió la geografía de la isla, como si de un parte meteorológico de informativos se tratará.

Al rato, l’amo en Joan de Muro, comenzó a cantar y en Pep Crespí de Sa Pobla tocaba “sa ximbomba” (zambomba).

Las voces de las mujeres venidas de Pollensa, de Manacor, de Sineu, de Capdepera, de Andratx, acompañaban aquel canto ancestral que procedía de las largas jornadas arando la tierra. Trajeron almendras, ensaimadas, licor de hierbas, y siguieron cantando hasta el amanecer.

na Turquessa, tomaba nota de cada movimiento, mientras se metía en el bolso unas almendras para sus “xispelles”.