na Turquessa

Mitología de mallorcauniversal

Corría el mes de agosto del año 2013, cuando cerca del Faro de Ses Salines, aquel surfista había sufrido una de sus mayores decepciones. No pudo dominar el equilibrio y la última ola se llevó su tabla contra las rocas. Se quedó incrustada, cerca de la orilla y a un solo metro de profundidad.

Tuvo que utilizar todas sus fuerzas para poder recuperarla y al hacerlo, noto que de aquella masa rocosa, se desprendía una piedra de notables dimensiones y al apartarse, pudo ver como aparecía una figura femenina aturdida, similar a una de aspecto humano, pero en la espalda tenía unas alas de color turquesa brillante que en unos segundos se batían hacia el cielo, revoloteando hacia el norte, hacia sur, el este, el oeste, su energía salpicaba gotas de alegría. Se quedaron mirándose a los ojos y él está convencido de que aquel ser, sin pronunciar palabra le estaba dando las gracias y antes de partir le dio un sentido abrazo. Efectivamente fue así.

na-turquessa

Se tiene constancia por lo menos 4.000 años antes de C., de la existencia de una silueta femenina alada, vista en diferentes lugares de las costas y en las profundidades de la isla de Mallorca. “na Turquessa”, Aunque nadie sabe con exactitud la edad que tiene, vive desde tiempos inmemoriales. En algunos documentos que datan de la antigua Roma, ya se habla de “Na Turquessa”. Hubo un tiempo en que fue la única “fonera” del mundo, arte que aprendió de su padre y de los antiguos pobladores de Mallorca, de quien Diodoro Sículo decía en sus escritos; “los foners de Mallorca son los más aventajados lanzadores de piedras con honda que jamás han existido”. Lo cierto es que sólo practica este arte en una espacio secreto que ella llama “sa Roqueta” bajo las aguas de Sant Elm, muy cerca del islote de “Sa Dragonera”.

En el último encuentro de diosas y ninfas que tuvo lugar en 1944 en una indeterminada localización del Mar Muerto, ella, como las demás presentes contó alguno de los capítulos que más le habían impactado. Hizo referencia a la manera de actuar de los Fenicios. Trabajadores como hormigas incansables, en equipo y coordinados y como parte de su carácter se ha mantenido y ha llegado a la personalidad actual de los habitantes más avispados. Decenas de años después de la Guerra Civil, algunos empresarios de Mallorca hicieron un gran negocio y gracias a sus cabezas pensantes extendieron sus tentáculos y con ellos dimensionaron la ambición de su empresa, cada vez más poderosa. La industria turística es en la actualidad la tabla de salvación para un gran número de residentes en la isla.

A na Turquessa le preocupa que quienes vienen como visitantes la cuiden con mimo, para que puedan seguir admirándola futuras generaciones, aunque ese trato cívico también lo desea de sus residentes. Le duelen en el alma ciertas actuaciones de personas incívicas.

La próxima convocatoria de Diosas tendrá lugar en 2014 y ella podrá contar la experiencia de ese claustro de 50 años y hablará de su gran amigo Xavi Torres, el único al que ella ha permitido la oportunidad de poder conversar. Xavi es nadador paralímpico y en su currículo, figura haber ganado numerosas pruebas internacionales. En cierta ocasión Xavi Torres, participaba en una prueba que el mismo se había exigido. Nadar durante 24 horas en una piscina, sin parar. Hubo momentos durante ese día en los que el deportista parecía desfallecer y de pronto recuperaba el ánimo y continuaba. La gente en las gradas aplaudía el esfuerzo. na Turquessa estaba allí animándole, bajo las aguas de aquel polideportivo. Fue su primer encuentro y desde aquel día es el único ser humano con quien ha mantenido contacto, mediante ese poder que tiene para transportarse. Aunque a Xavi, nunca le mencionó su cautiverio. Ella puede ayudar, pero nadie pueda prestarle ayuda. Firmó así su juramento como Diosa protectora.

Guarda algunos vestigios que son piezas de museo. Donde los oculta, nadie puede hacerles daño. Conoce los idiomas de los que poblaron la isla y mantiene que no existe mayor riqueza que respetar cada una de esas lenguas para poder apreciar y estimar el origen de nuestra historia. Sus alas son color turquesa. De ahí su nombre. Anteriormente la llamaron Tupkua y Tuorum que son definiciones no correctas del griego y del latín y que ella defiende como diminutivos cariñosos. Pero hace siglos que el secretario de registro, la convocó para la actualización de nominaciones de Diosas universales y le comunicó que a partir de ese momento su nombre se escribiría así: na Turquessa.

Su mayor afición es tocar el violín que aprendió a hacerlo cuando era muy niña. Según las primeras escrituras se cuenta que cumple años cada 150 y en su categoría tienen una media de 3.000 años, pero nadie sabe a ciencia cierta la verdad. Un profeta defendía que a la edad de 33 años se mantenía hasta los 10.000.

Siente un profundo dolor cuando el fuego arrasa un centímetro de su tierra, cuando quien sea no cumple con sus obligaciones de ciudadano, sea de donde sea y hable el idioma que sea. Admira a quienes defienden el carácter de una Mallorca ejemplar en todos los aspectos de respeto al ser humano y a la tierra. Protege cómo puede el medio ambiente, mandando mensajes a las conciencias de las personas. Siente admiración por quienes luchan en defensa de la naturaleza.
Actúa como ninfa, inspirando a través de canciones a artistas, a músicos, a cantantes. Ha conocido a grandes poetas, historiadores, cartógrafos, aventureros.

Acompañó al mismo Archiduque Luis Salvador, en sus paseos por la Serra de Tramuntana. Ella iba al lado con su caballo alado. Hace casi 50 años quedó atrapada en un intento de salvar a una manada de pececillos de colores, los conocidos como “xispelles”, desorientados y que además eran y son una especie en peligro de extinción. Era demasiado tarde, se habían metido en una zona en la que la fuerza de las olas les empujó hacía la orilla y consecuentemente para protegerse de aquella masa de agua y sal, accedieron a una cueva que creyeron les protegería. na Turquessa nadaba en su búsqueda tras recibir aviso por parte de las razas protectoras, pero apenas tuvo tiempo de advertirles.

Cuando dio con ellos, habían recorrido 58 metros cueva adentro, haciendo uso de su peculiar circulo iluminado que aunque fueran solos o en manada, siempre tenía la forma circular y precisa. Sin saber que fuerza movió la tierra en aquel instante, tras un inesperado estallido la entrada quedaría sellada. En esa burbuja de un kilómetro de profundidad y de anchura máxima de 6 metros y mínima de 0,80 centímetros, pasarían los siguientes casi 50 años. Esa especie animal es conocida con el nombre de pezluz ya que tiene la peculiaridad de iluminar un halo de luz en forma circular y con un alcance de 5 metros y con una potencia suficiente en cualquier tipo de oscuridad. Hoy en día solo queda ese grupo con el que ella ha convivido en esa cavidad y ahora siempre le acompañan.

Este encierro no le ha impedido estar al día de todas las cosas que durante este tiempo ha ocurrido en la isla que protege, ya que tiene la cualidad de liberar su alma para que viaje. Su cuerpo ha estado prisionero, aunque custodiado por pequeños animales que lograban filtrarse en esa cavidad para proporcionarles alimentos. En todo momento ha estado al día de cuanto ocurría en su isla, sin poder participar directamente de cuanto ha acontecido durante ese medio siglo. Al recobrar la libertad, voló de seguida hasta el lugar donde guardaba sus secretos.

Cerca de Sant Elm está su guarida, bajo el islote de Sa Dragonera. Ella le puso el nombre de “sa Roqueta”. Como llaman los pobladores a su añorada Mallorca, cuando están lejos de ella o cuando en su regreso, comienzan a divisar sus costas. Todo estaba como lo había dejado, aquella madrugada de agosto que marchó para inspeccionar las playas del Trenc y d’es Carbò. Recibió el aviso de peligro, llegó hasta el Faro de Ses Salines y poco pudo hacer. Desde la distancia ha ido tomando nota de nuevas figuras y logros del deporte, de la cultura, de nuevos movimientos, de algún que otro desastre. En su guarida dispone de una sala de grandes dimensiones, en la que dedica un espacio a las fotografías en las que ella aparece junto a sus ídolos, aunque en las fotos que ellos poseen no pueden percibir la presencia a su lado de na Turquessa.

En una de las fotos, na Turquessa está sentada junto al primer actor mallorquín que debutó en Hollywood, Fortunio Bonanova, pero no faltan las instantáneas con Simón Andreu, Guillermo Timoner, Maria del Mar Bonet, Joan Llaneras, Teresa Riera, Miquel Barceló, Brigitte Yagüe, Chenoa, Toni Nadal, Miquel Angel Nadal, Toni Bestard, Agustí Villaronga, Daniel Monzón, Tomeu Penya, con los miembros del Grupo musical Antonia Font, Jorge Lorenzo, Elena Gómez, Marga Fullana, Xavi Torres, Guillem d’Efak, Xesc Forteza, Llum Barrera, Carlos Miró, Concha Buika, Maruja García, Pep Amengual, Rossy de Palma, Lorenzo Santamaría, Rudy Fernández, Els Valldemossa y muchos más. Como buena aficionada al tenis no falta su rinconcito con Carlos Moyá y con Rafa Nadal.

Guarda algunas obras perdidas de uno de sus autores predilectos; Ramón Llull, de quien mantiene que las obras “Llibre de Evast de Blanquerna” y “Felix o el Llibre de les meravelles”, son piezas de la literatura universal. Estuve presente a su vera, mientras profundizaba en sus conocimientos de filología catalana. En el centro de su salón museo, junto a una escultura en bronce del felanitxer Jaume Mir, titulada; “Homenatje al Foner”, figura un listado de nombres que nos conduce por diferentes capítulos de la historia de Mallorca: Joanot Colom, Jaume Ferrer, Joan Alcover, Joan Cortada, Alexandre Rosselló, Eusebi Estada, Joan Crespi, Juníper Serra, Llorenç Villalonga, Pere d’Alcàntara Peña I Nicolau, Antoni Maura y muchos otros, exponentes del pueblo mallorquín.

Para ella, Rafa Nadal es el nuevo conquistador. El nuevo Fray Junípero Serra. El mallorquín que lleva el nombre de su tierra más allá de los océanos. Para na Turquessa, Rafa es el embajador más importante de todos los tiempos. Mallorca es más conocida desde que Rafa Nadal la nombra, o la nombran quienes siguen a Nadal. Si hiciésemos un repaso a publicaciones, titulares, radio, televisión, prensa escrita, libros y un sinfín de referencias, no habría ni una sola campaña publicitaria con más efectividad y a más bajo coste.

Aunque también presumirá de Jorge Lorenzo, ya que con él se ha hecho muchas fotos y las tiene colgadas en su habitación. Ha aprendido a montar en moto y está preparando el gran campeonato del mundo de carreras en moto de exhibición para diosas y ninfas protectoras en el fondo del Mediterráneo.

Conoció a Fray Junípero Serra, con quien compartió muchas horas escuchándole leer en voz alta los relatos de sus viajes y aventuras. El Pare Serra, le contó su intención de abandonar su labor pastoral y aventurarse a ejercer de misionero, aunque por aquel tiempo hubo algún motivo más que nunca explicó y que solo le contó a ella. Atesora todo tipo de artilugios de casi todas las épocas; una vasija de barro que perteneció a una familia romana que se declaró en contra del poder y fueron decapitados, una moneda única, mitad de oro y mitad de plata que por lo visto perteneció a Cristóbal Colom y éste le lanzo al mar solicitando su ayuda, antes de partir para las Américas. El navegante había depositado la moneda en una bolsita de piel de vaca y esta, dentro de otras cuatro, una dentro de otra, a fin de que no se filtrase el agua.

Además de la moneda y una almendra, el mensaje de puño y letra decía así:

– Estimada Turquessa, ninfa de los mares y diosa de las profundidades, protectora de mi isla querida, ayúdame en esta travesía de tiempo incalculable, de lunas y aguas infinitas, dame valor y fuerzas para saber dirigir a estos hombres hacía lo desconocido. Esta moneda la he mandado acuñar con la intención de inmortalizar este momento, la almendra que adjunto simboliza a la tierra, al pasado, al presente y al futuro, el vínculo entre la vida y la muerte, el mar y la tierra, necesitándose uno a otro. Proclamaré que cada año, en un lugar indefinido de Mallorca se citen cientos de embarcaciones, y lancen una almendra a tus aguas, para que nos ayudes a cumplir nuestros deseos. Tal vez logre cumplir mis sueños indefinidos, sea como sea gracias por escuchar mis súplicas.

– Mallorca 1491

A na Turquessa, le apasiona indagar sobre los beneficios en el ser humano de la gastronomía antigua de Mallorca, colecciona y lee libros de autores de Mallorca, pero también de otros autores que hablan de la isla. Ilustres visitantes como Santiago Russinyol, Joan Miró, Robert Graves, l’Arxiduc Lluis Salvador, Rubén Dario y tantos otros forman parte de esos apuntes en “sa Roqueta”, el lugar donde vive na Turquessa. La artesanía es uno de los valores que na Turquessa opina que debemos recuperar para el futuro de la industria y el comercio de Mallorca. “Una vuelta de tuerca siempre le viene bien al conocimiento”, es lema que preside en una roca, a la entrada de su cueva. Aunque no cesa de mandarnos mensajes a favor de progresar hacía el civismo y la defensa de la naturaleza, con un compromiso firme por parte de todos los ciudadanos.

Hace unos años encontré el siguiente texto, dentro de un sobre que alguien desconocido lanzó por debajo de la puerta de casa. Así suelen llegarnos estos mensajes, a veces se perpetuán en el último sueño justo antes de despertarnos, para que de tiempo a escribirlo:

Mallorca no es sols dels mallorquins, es de qui l’estima i lluita per mantenir-la viva.
Mallorca no es sols de la nostra llengua, es de qui la protegeix i la respecta.
Mallorca no es sols casa dels mallorquins, però sense ells es perdrien les arrels.
Estimeu-la i estimeu les seves costums i tradicions, les festes dels seus pobles, les seves veus.
Si veniu de fora, sereu ben rebuts, però mai no vulgueu envair el territori per fer fora la sang dels avantpassats.
Mallorca es meva i es teva, es plural, es universal, per això si vens, tan sols val escoltar-la i estimar-la.
………. na Turquessa.

Traducción
Mallorca no es sólo de los mallorquines, es de quien la quiere y lucha por mantenerla viva.
Mallorca no es sólo de nuestra lengua, es de quien la protege y la respeta.
Mallorca no es solo casa de los mallorquines, pero sin ellos se perderían las raíces.
Amadla y amad sus costumbres y tradiciones, las fiestas de sus pueblos, sus voces.
Si llegáis de fuera, seréis bien recibidos, pero nunca invadáis el territorio con la intención de hacer desaparecer la sangre de los antepasados.
Mallorca es mía y es tuya, es plural, es universal, por eso si vienes, escúchala y estímala.
………. na Turquessa.